Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El Sector TIC-Digital español es el más productivo de nuestro PIB

  • Jorge Díaz Cardiel

Blockchain para el sector asegurador

El sector Tecnológico y Digital español es uno de los ámbitos empresariales más productivos de nuestro país. Tanto en productividad total como en productividad por empleado.

 Un ejemplo: el sector Turismo, “el gran motor económico de España” durante los años de crisis tiene un peso en el PIB del 11-13%, intervalo que oscila según la temporada del año en que lo midamos, porque nuestro Turismo, al igual que el empleo que genera, está muy sujeto a la estacionalidad y, en lo que a los puestos de trabajo se refiere, a la temporalidad y bajos salarios. Medio millón de personas trabajan en el sector turístico español, muy exitoso durante los años de “Grecia al punto de la quiebra” y de “inestabilidad política -eufemismo que significa: terrorismo contra turistas extranjeros- en el Norte de África y Oriente Medio”. Turistas internacionales que iban a Marruecos, Grecia, Siria y Egipto, dejaron de ir a esos países por motivos obvios, optando por las playas españolas como alternativa. Dicho lo cual -y habiendo sustituido el Turismo a la Construcción y Mercado Inmobiliario como impulsor del crecimiento, cabe preguntarse qué sector es más esencial para la economía española: el turístico o el TIC-Digital.

El TIC-Digital es mucho más productivo que el turístico: el primero aporta 8,4% al PIB con 384.000 empleados, la inmensa mayoría “fijos” y con salarios dignos. El Turismo emplea a 500.000 personas con contratos temporales y bajos salarios. Las cadenas hoteleras españolas (Meliá Hotels International, Barceló, NH, AC Hoteles, Iberostar) han de expandirse por el mundo porque España no da más de sí con tanto turista inglés/nórdico/alemán, jubilado y con poco poder adquisitivo que se aprovecha de nuestro estado social del bienestar utilizando la Seguridad Social que nosotros proveemos y sus países de origen no tienen.

En cambio, el sector TIC-Digital tiene un potencial de crecimiento y de aportación a la economía muy fuerte. ¿Es disruptor? Sí, como explica Tracey Wilen-Daugentien en “Digital Disruption: The Future of Work, Skills, Leadership, Education, and Careers in a Digital World” (2018). Pero manejado con cuidado, el sector TIC-Digital puede aportar a nuestro PIB hasta un 5% (2pp más al año) y crear no 500.000 empleos al año, sino un millón. Si tan solo una empresa como Salesforce (software de gestión empresarial nativa en cloud) es capaz de generar, según IDC, 3,3 millones de puestos de trabajo hasta 2022 e ingresos a su ecosistema (partners, clientes, proveedores, etc) de casi 900.000 millones de dólares, cabe preguntarse cuál sería el resultado si sumamos la aportación de todo el sector TIC-Digital: Salesforce, Telefónica, Cellnex Telecom, Vodafone, HP, HPE, Sage, Oracle, Microsoft, SAS, Lenovo, Toshiba, Dell-EMC-VMWare, Apple, Google, Amazon, Informática El Corte Inglés, Intel, IBM, Facebook, etc.

Lo único que necesita el sector TIC-Digital en España para desarrollarse hasta alcanzar su máximo potencial es un entorno favorable para los negocios. España no puede, no debe seguir ocupando el lugar trigésimo quinto en el Ranking de Competitividad del World Economic Forum, donde el peso de las Tecnologías de la Información y la Digitalización son los factores más fuertes, de entre los once que mide. No es consuelo que, algún año, entre 2013-2018 haya pasado al puesto número 34. España debería estar entre los 20 primeros países del mundo. Tenemos el ejemplo de grandes empresas que se han digitalizado con éxito y son ejemplo para la pyme: Fundación Bancaria La Caixa, Telefónica, CaixaBank, El Corte Inglés, Inditex, Abertis, Cellnex Telecom, Naturgy etc. Y tenemos todos los segmentos del sector TIC-Digital para triunfar.

Lo que nos falta es necesario: aumentar el peso de la Industria (manufacturera) del 13% al 20%, como mínimo; mantener un ritmo en las exportaciones de, al menos el 32% del PIB; invertir fuertemente en Educación Digital en las aulas y en Formación Digital Profesional en las Empresas. De esta manera, España podrá desarrollar todo su potencial tecnológico y digital, crear una economía del conocimiento que dependa menos de los servicios y más de la innovación y situarse entre los países más avanzados el mundo en PIB y generación de empleo de calidad.

Jorge Díaz Cardiel. Socio Director General de Advice Strategic Consultants. Autor de “Éxito con o sin crisis”, “Recuperación económica y Grandes Empresas”, “La victoria de América”, “Innovación y éxito empresarial”, “Las empresas y empresarios más exitosos de España”, “Digitalización y éxito empresarial” y “Digitalización, productividad y competitividad: empresas más exitosas gracias a la transformación digital”.

Jorge Díaz Cardiel. Socio Director Advice Strategic Consultants