Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

¿Tienes una estrategia de negocio para TI?

  • José Blanco

estrategia digital

Mires hacia donde mires, el mundo está viviendo una revolución apalancada en la tecnología, y esto no afecta a un par de industrias, afecta a todos y cada uno de los sectores, que están viendo como irrevocablemente hay fuerzas que hacen converger el mundo real y el virtual en uno sólo. Incluso con esta clara visión, hay PYME y no tan pequeñas empresas que no han sabido preparar un plan a fin de aprovechar estas fuerzas para beneficio de sus negocios.

Es imperativo crear una estrategia de negocio, consensuada y ejecutada colectivamente por ejecutivos sénior de negocio y de TI, ya que ésta es la única manera de extraer valor de las inversiones en TI. Y creo esto por las siguientes razones:

La estructura y mandatos que TI ejecuta para el resto del negocio, no pueden ser cambiado solamente desde dentro de TI. Un ejemplo de esto sería la figura del key user. He vivido diversos intentos de implantar esta figura desde TI, como una magnífica forma de interrelación y con gran capacidad de añadir valor tanto para TI como para el negocio, pero al ser estos últimos quienes tiene que proveerla, formarla, pagarla y ponerla en valor, sin su implicación es imposible.

Crear o añadir capacidades tecnológicas de negocio suele venir asociado a aumentos en el coste de TI, y ahora que tanto se repite “hacer más con menos” en TI, el negocio, como primer beneficiado debe romper este círculo vicioso.

Estos cambios, como cualquier estrategia, deben ser vistos como una inversión a largo plazo, y no como esas ideas peregrinas que a veces suelen obligar a TI a ser más cortoplacista que estratega. Sin duda, esta visión debe estar auspiciada y apoyada por unos  líderes del negocio que estén por la labor de tener una meta más  visionaria.

Una estrategia de negocio para TI es diferente de una estrategia de TI. Mientras ésta última se encarga de cómo desplegar los recursos de TI de la forma que mejor beneficie al negocio, la primera se enfoca a desarrollar una serie de capacidades para sobreponerse a los retos a los que se enfrentará la organización en el futuro. Las 6 principales capacidades que deben ser creadas y perfeccionadas iterativamente son:

- Expectativas del negocio: Qué espera el negocio de TI y cómo ayuda a que se consigan. Éste es el elemento que mejor predice una exitosa estrategia de negocio para TI. Si los líderes del negocio no creen en el potencial de TI, no hay nada que hacer.

- Roles y responsabilidades: El organigrama de TI está diseñado para soportar las expectativas anteriormente definidas.

- Posicionamiento estratégico: ¿Se ha posicionado TI correctamente en su relación con las otras partes del negocio y sus líderes?

- Comprensión recíproca: ¿Cómo hacemos para comunicar y comprender los complejos temas tanto de TI como del negocio?

- Planificación y toma de decisiones: ¿Cómo toma negocio decisiones complejas de TI y quién las toma?

- Ejecución y resultados: ¿Cómo de bien rinden cada uno en la parte que les toca de los proyectos con respecto a sus promesas?

Una vez que se ha llegado a un cierto nivel de madurez en la capacidad 6, el ciclo se reinicia con una nuevo y mayor nivel de madurez, reiniciando también las expectativas de negocio del punto 1, y así, sucesivamente, hasta que el negocio es TI y TI es el negocio. Sólo cuando se alcanza este punto, la división TI-Negocio desaparece y la organización puede emplear de forma efectiva la tecnología para que su modelo de negocio se diferencie y transforme continuamente.

PD: “ Solo… no puedo…, con amigos… sí “

José Blanco, CIO y Digital Transformation Leader